Una “Manola” reluciente, vuelve a su fuente

Compartir

La Diosa de la Fortuna, uno de los iconos de Daimiel, conocida como la “Manola”, ya ha vuelto a instalarse en su emplazamiento de siempre, una fuente que es punto neurálgico de la localidad, de encuentro, ocio y relax. Y lo ha hecho tras varios meses de trabajo y mucho esfuerzo, recibiendo un complejo procedimiento de limpieza dividido en varias fases.

Dejar una respuesta