Mucha diversión en un Grand Prix que abre las Fiestas Patronales

Compartir

El Grand Prix 2018 congregó a más de 3.000 espectadores en la Plaza de Toros de Manzanares, en un divertidísimo evento que cada edición mantiene una elevada participación, tanto de público como de participantes. Estos se dividieron en 6 equipos de diferentes colores: de amarillo Los Comepiedra, de blanco el Ejército de Kasukabe, de verde Men´s, de naranja Talayot, de azul Marines y de rosa, Kuku. Desde la organización se destacó que es la localidad donde más competitividad se vive, con un público que lo reconoce sin parar de jalear a los concursantes. El equipo blanco se alzó finalmente con la victoria tras varios años intentándolo.

Las pruebas se sucedieron durante más de 2 horas donde el agua y los hinchables fueron la combinación perfecta para ver más de una espectacular caída. Aunque el plato fuerte de todos los años es sin duda la vaquilla, que salió con ganas de dar más de un susto a los concursantes, que la esquivaban como podían mientras intentaban sumar más puntos que los rivales. El Grand Prix, como reconoce la Concejala responsable de festejos, es indudablemente uno de los eventos donde más se involucra la juventud cada año.

Los premios económicos iban desde los 100 hasta los 600 euros entre los mejor clasificados, por lo que todos acabaron con una sonrisa y celebrando el momento con su grupo de amigos. De esta forma comienzan los actos de unas Fiestas Patronales en honor a Jesús del Perdón en las que se teme a la lluvia, y donde las actividades para todos los públicos no cesarán desde la próxima semana.

Dejar una respuesta